////// Año IXº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

jueves, 20 de diciembre de 2012

CGT: LA MARCHA DEL AYER: CUANDO MUCHOS SON POCOS.


 
Escasa pero variopinta, ruidosa pero organizada, la multitud que ayer acudió a la convocatoria de Hugo Moyano, dejó la Plaza sin llenar, el discurso sin oír, y al país sin conmover. Pese a los esfuerzos del Pro, la izquierda, Barrionuevo, el campo, Vilma Ripoll, y el mismísimo Clarin entre otros; juntaron menos gente que un Lanús-Banfield.
Pero las despedidas siempre son tristes.


LA MARCHA DEL AYER

Ayer nomás...



“Faltó tanta gente, que si faltaba uno más, no cabía nadie”.
Macedonio Fernández



En un hecho casi imperceptible, y sin embargo extraordinario, marcharon ayer hacia la Plaza de Mayo, las fuerzas de oposición convocadas por la CGT de Hugo Moyano y Pablo Micheli, acompañados por el hijo de Alfonsín y pedazos del radicalismo, otro pedazo del Pro y algunas agrupaciones de izquierda, junto a Buzzi el de la mesa de enlace, el medio peronista medio izquierdista medio liberal Pino Solanas; el líder sindical de los campesinos esclavos Jerónimo Venegas; la intransigente sin embargo Vilma Ripoll, y el nunca bien ponderado –por algo será- Luis Barrionuevo, entre otros desesperados. Un crisol de risas, sí.
Y desde luego, sobrevolándolo todo, el espíritu de Clarín, que dijo presente en su edición de hoy, otorgándole la tapa y hablando de un “acto masivo” como si la televisión todavía no hubiese sido inventada.
Sin embargo su adusto socio La Nazión, ni siquiera tapándose las narices pudo ir tan lejos, y reconoció una plaza “semivacía”, y hasta reparó en la pérdida de popularidad que viene sufriendo Hugo Moyano. (“Antes que Moyano, la nada”, pensarán los Mitre-Saguier)…
El caso es que la televisión sí fue inventada, y ayer nomás transmitió en directo imágenes de una multitud rala y ruidosa, organizada, sí, pero insuficiente… al menos para cubrir siquiera la mitad la Plaza.
Como quien oye llover, se oyeron los oradores.
Moyano parecía hablarle a nadie, mientras las cámaras enfocaban grupos dispersos, ajenos al discurso; contentos, pese al drama interpretado por su líder, o cuando menos animados, meta redoblante y bombo, y dale que va.
Arriba en el palco, junto a Pablo Micheli, y otros que nunca lo quisieron, Moyano lanzaba su propuesta política sin propuestas por el momento; luego algo dijo sobre el impuesto a las ganancias –tema que tampoco provocó la expectación del público-, y aunque le apuntó al gobierno todo el tiempo, al final dijo que la marcha no era contra el gobierno. La contradicción pasó inadvertida como todo lo anterior.
Curiosamente, ni siquiera las infalibles menciones a Perón y Evita despertaban la ovación espontánea. Moyano debía repetirlas una y otra vez como remates de un chiste que no se entiende. Triste chiste.
Los parches no paraban de batir, pero Moyano comprendió que ya no daba para más, o que ya daba lo mismo. Probó algunas últimas frases de efecto, la inflación, la inseguridad, pero los parches no alteraban su batir. Parecían en automático.
Cualquiera sabe que ayer allí Moyano, frente a esa multitud ausente, comprendió él también el precio de ser Clarín, de haber creído que era gratis ningunear la voluntad del último electorado. Y no.
Ayer, con el apoyo del mismo radicalismo que hace once exactos años desataba el caos y asesinaba 35 personas; con el apoyo del trotskismo iluminado, de los vestigios del duhaldismo, de los sectores más rabiosos del Pro, del heterodoxo Luis Barrionuevo,  y del poderoso Grupo Clarín; ayer no juntó más gente de la que junta un clásico habitual entre Lanús y Banfield.
Son lamentables, desde las incomodidades tranviarias que provocan, hasta los obstáculos que siembran en un proceso de inclusión y crecimiento como ellos todos juntos ni solos consiguieron jamás. Son lamentables, sí. Ellos, en sí mismos, son lamentables.
Pero tampoco importan. Unos con otros se neutralizan apenas aliarse, como anticuerpos y bacterias que así se tocan se eliminan.
Una de las crónicas de hoy narraba qué chochos quedaron los grupos de izquierda cuando desde los altoparlantes los despedían con la marcha peronista.
¿La habrán coreado los muchachos del Pro?
¿Vilma Ripoll a dúo con Barrionuevo?
¿Moyano a solas con Magnetto, los dos tristes, solitarios… finales?
Ayer, ruidosos pero imperceptibles, unidos por el espanto, sin ningún amor, convergieron hacia su propio vacío los representantes finales de un país terminado hace once años.
La izquierda intransigente, históricamente inútil, aunque funcional otra vez a los sectores más reaccionarios.
Las sobras de un peronismo, que lejos de ser inútil, sirvió a quien no debía.
Los miserables de siempre que esperaban otra suerte personal en el esquema de poder, y ahora niegan la causa de todos por el pedacito de ellos.
Los remanentes de una cúpula sindical dispuesta a resucitar al enemigo con tal de seguir peleando.
Los remanentes de una cúpula sindical que siempre fue el enemigo.
Los escombros del radicalismo, y Ricardito Alfonsín, como el hijo de Porcel, reclamando una gloria que nadie le reconoce.
Y entre todos ninguna propuesta.
Un ramillete de quejas arrancadas a Clarín, y los bombos.
Ayer allí estaban todos y no eran muchos ni ofrecían nada.
Pero representaban inobjetables a ese país que así se va, quejoso aunque festivo, inoperante pero estruendoso, individualista, hipócrita, abrazado a Clarín como a un tronco petrificado, rumbo al ayer que los parió.


 * * *

lunes, 17 de diciembre de 2012

CARTA ABIERTA A NUESTROS LECTORES...


  

Queridos lectores, amigos, compañeros, y no:

   En esta hora de victoria, queremos precisar nuestra posición.
Muchos consideran El Martiyo un blog “oficialista”. No es así.
Ya explicamos alguna vez que dicha impresión resulta de una ilusión óptica generada por el hecho de que este gobierno es martiyista.
Desde nuestro punto de vista, es el gobierno nacional el que hace lo que nosotros queremos, y no al revés.  
El Martiyo nació en octubre de 2008 como una consecuencia más de la llamada crisis del campo, cuando el voto no-positivo del no-positivo Cobos, cuando el Grupo Clarín-La Nazión (lo que es, supone y oculta) parecía el vencedor invencible de la historia Argentina; y cuando vimos a tanta gente buena y sencilla y tan confundida, bailando abrazada a la Sociedad Rural, a la cúpula eclesiástica, a Duhalde, a Barrionuevo, a los poderosos de siempre, y sin percibir, ni por asomo, la derrota que festejaban…
Entonces comprendimos hasta qué punto Clarín, el Grupo, nos había dañado.
Veinticinco años de periodismo industrial, más de diez colaborando con el Grupo, con distintos productos y tentáculos del Grupo (no sólo con el diario), me habían vacunado contra ese mal, pero a cambio multiplicaban mi espanto.
Ahí nació El Martiyo, y no para defender al gobierno, sino para atacar a Clarín.
El Martiyo, su editor, por otra parte, no está interesado en defender un gobierno u otro, porque personalmente no participa en el poder, y porque antes que el partidismo interno, le preocupa la independencia nacional, y sabe, pese a lo repetido hasta el hartazgo en las escuelas, que la Argentina no es todavía un país libre y soberano, y por lo tanto, apoya las políticas, del partido que fueran, dirigidas hacia ese objetivo: la independencia nacional.  
Pese al himno, al 25 de mayo, al 9 de julio, y la Casa de Tucumán, aún la Argentina no es económicamente libre –los recientes pagos de la deuda negociada, pero deuda todavía, y la Fragata en Ganha, son apenas botones de esa muestra-; tampoco territorialmente somos soberanos aún, allí están las Malvinas, Georgias y Sandwichs del Sur como heridas abiertas; y parte de nuestra población y su clase política, y los grandes medios, están culturalmente colonizados.
Mal que les pese a los que odian a este gobierno, en el fondo de sus almas tristes, saben que más de una vez en estos años le desearon el mal al país. Eso es de cipayo, y si tenemos cipayos, es porque no somos libres.
Así enfocada, tampoco entendemos la política argentina como una lucha de poder entre distintas facciones o lemas, sino como un enfrentamiento moral entre los que buscan liberarnos de los viejos amos (la oligarquía terrateniente, los monopolios de todo tipo, la Iglesia secular, la banca financiera internacional, el Departamento de Estado norteamericano, etc); o encadenarnos todavía más.
En esa lucha, la derrota del Grupo resultó siempre para nosotros la madre de todas las batallas.
Que los dos grandes medios hubieran abandonado la práctica del periodismo por el ejercicio soterrado de la política, se podía entender... Que subestimaran constantemente a sus lectores con mentiras ligeras y desmentidas demoradas, era un riesgo de ellos. Pero pronto quedó claro que Clarín y La Nazión estaban a favor de cualquier cosa que dañara a este gobierno, aún si esa cosa dañaba a un mismo tiempo al país, que somos nosotros. Ahí lo imperdonable.  
El domingo pasado titulaba en tapa Clarín: “La economía no levanta, y bajan los pronósticos para 2013”; pero ya apenas la bajada confiesa: “Para el año próximo se espera bajo crecimiento, aunque mayor al de 2012.
Una noticia así detonaría de júbilo toda la Europa actual, y medio mundo por lo tanto. Clarín consigue extraerle su gotita de angustia.
No es un detalle, es apenas una pequeña muestra extraída al azar.
Porque así Clarín, a diario, minuto a minuto, 24 por 24, instala el clima casi total de la “actualidad”.
La realidad no importa, porque la realidad es un juego de percepciones; la percepción, por lo tanto, es lo que importa.
Y esa percepción, a nivel nacional, le pertenece a Clarín por prepotencia de volumen.
Cuando se adueñaron de Papel prensa, y luego, cuando se compraron el 90 por ciento de los medios de Capital y Gran buenos Aires, terminaban de comprarse, en realidad, La Realidad.
Así elaboraban a diario, 24 por 24, minuto a minuto, el menú principal sobre el cual después, recién después, de última, elegiríamos nosotros.
Los temas más urgentes, los políticos honestos, y los otros, las figuras más importantes, los mejores grupos, los libros, las modas, el lenguaje, en fin: ellos distinguían, para todos nosotros, el bien, del mal.
De pronto el bien fue Cavallo, Menem, De la Rua, Duhalde, Biolcatti o Shocklender. Ellos lo decidían. La realidad, se habían comprado.
En todos los bares Clarín en la mesa y TN en las teles, y su largo lamento como una garúa imparable sobre el humor del día.
Gotas que taladran la roca, ellos son el día. 
Supieron ganarse el desprecio popular, y culpan a este gobierno.
Pero mucho años antes de que nadie oyera hablar de Néstor Kirchner, ni con quién se había casado; este cronista recuerda un grafiti estampado en distintas esquinas de la ciudad: “Nos mean, y Clarín dice que llueve”. No es de ahora que nunca los quisimos...
Por eso también nunca terminó de convencernos el gobierno de Néstor Kirchner, porque sabíamos exactamente lo que significaba la fusión de Cablevisión y Multicanal.
Y por lo mismo no dudamos en encolumnarnos cuando en el 2008 rompió lanzas con el Grupo... Y hasta nos ganó su simpatía cuando frente al cronista que le recordó lo brusco del cambio, él respondió: “y bueno… ¿no me dejás mejorar?”.
El Grupo Clarín es y ha sido mucho más que un grupo dedicado al negocio de los medios, incluso mucho más que un monopolio: es un estado paralelo, interior, tutor de la Argentina, que se piensa soberana, pero...
Por la sola fuerza de su propio poder transformador de la realidad, no de otra forma, Clarín y La Nazión sobrevivieron a su pornográfica complicidad con el genocidio, como si fuera posible. Pero se entiende: no había político que tuviera su chance en la democracia que ellos manejaban, ¿quién iba a apuntarlos?.
Así desde entonces el Grupo eligió y depuso presidentes, decidió políticas económicas sin considerarnos jamás; ungió y abolió ministros, diputados, senadores, jueces, hizo y deshizo como se le dio la gana, y aún hoy pretenden medir su poder con la República entera.
La lucha por la independencia nacional no ha terminado.
Por eso este blog no pierde su tiempo con Guillermo Moreno, el cepo cambiario, personajes de segunda línea, medidas coyunturales que no rompen la historia ni la doblan... En un país colonizado, esas discusiones caseras hacen las delicias del invasor, que así divide y reina.
La reforma del Banco Central, la negativa a negociar con fondos buitres, la renacionalización de YPF, la libertad para alinearnos con quien se nos de la gana, duplicar la clase media, triplicar el presupuesto de educación, rescatar millons de personas de medio siglo de abandono social, son victorias tangibles en la lucha por la independencia.
A diario recorremos las críticas al gobierno buscando alguna que sin prejuicios nos convenza. Pero desde hace años no hallamos más que agravios o malos augurios que se repiten sin cumplirse, acusaciones sin pruebas, escandalosas denuncias que enseguida se pinchan, o interpretaciones y análisis en sí mismos viciados por los intereses mercantiles de la empresa periodística que los encomienda.
Casi resulta cómico que en todos estos años Clarín y La Nazión no le encontraron a este gobierno la más mínima virtud, ni el más casual acierto; por el contrario, se sintieron siempre acosados,  desprotegidos, incluso censurados, víctimas de una justicia dependiente del poder político
En cambio durante los años del genocidio y la destrucción programada del Estado y de la industria nacional con todos sus trabajadores adentro, Clarín y La Nazión consideraban la justicia independiente, la libertad de expresión plena, y por supuesto, un país con vicisitudes, cómo no, pero nunca notaron nada grave.
El día que la Argentina sea de verdad libre, libre su territorio, su clase política, su justicia, su prensa, sus bancos; quizá nos demoremos en funcionarios de segunda o medidas coyunturales, y hasta le dediquemos el tiempo que sí se merece la impericia inmaculada del intendente Mauricio Macri, que el Grupo también encubre.
Pero mientras una corporación, o dos, o diez, o las que fueran, desafíen al Congreso y al Ejecutivo juntos; mientras un grupete de abogados ignore a la Corte Suprema y marque el rumbo de nuestra suerte; mientras una cámara empresarial norteamericana (la SIP) venga a fiscalizar nuestras políticas internas, y un pelotón de cipayos los reciba con alfombras rojas; El Martiyo continuará en esta lucha por la independencia que tan bien interpreta y traduce en hechos el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, martiyista de la primera hora.


                               El Martiyo



 * * *

sábado, 15 de diciembre de 2012

14D: EL CREPÚSCULO DE LOS DIOSES.


14D.
Día de gloria nacional.
Al cabo de 36 años bajo la supremacía del Grupo Clarín-La Nazión, oímos el ruido de rotas cadenas.
Un fallo de primera instancia le dio la victoria al Estado y su pueblo.
El monopolio, entre apelar, o una derrota digna, eligió apelar, y una derrota indigna.
Allá ellos con su final sin fin.
Nosotros de fiesta.


EL CREPÚSCULO
DE LOS DIOSES






Partisanos voluntarios de esta guerra que aquí bautizamos hace mucho La guerra con DOS medios, hoy nos adjudicamos ese pedacito de la victoria que siempre supimos nuestra. El día llegó, fue finalmente un 14 de diciembre, no el 7, pero fue.
Y aunque algunos quieran creer que no está dicha la última palabra, cantamos victoria.
Aún avisados inmediatamente por el mismo Grupo que apelarían este fallo de primera instancia, aún recordando el retorcido pasaje de la resolución de la Cámara contra la Corte, que la semana pasada confirmaba las cautelares hasta que hubiera un fallo “firme y definitivo”, aún así cantamos victoria, porque ya ganamos. Ya no habrá para atrás, Clarín activará las últimas demoras, claro, la desesperación, la gastadísima Carrió, quizá, siempre con Bonelli y Alfano en la versión amarga de dos hombres y medio; o acaso el ya etéreo Cobitos, inaudible desde Mendoza; Macri, tal vez, si lo rescatan de sus inundaciones; Moyano y Piumato, quemando de apuro los gorritos de Clarín Miente; Magnetto enterrado en su bunker ordenando las últimas avanzadas; el desconcierto en sus primeras líneas, el sálvese quien pueda de su oficialidad ajena a la barbarie de toda su historia, la deserción, un terrorismo terminal, estéril y violento, eso veremos: la resistencia de los acorralados, el crepúsculo de los dioses. La derrota.
Y una prueba de esa derrota ya, es la edición de hoy de Clarín, que sangra por todos lados. Ja.
De arranque insisten desde ayer con un comunicado que parece cosido de apuro con los retazos y sobras de 40 meses de alegatos y chicanas inútiles. Jo.   
Pero acaso el punto más alto de su comicidad, lo alcancen con un artículo extrañamente titulado “Constitucionalistas dicen que el juez no ponderó las pruebas”.
“Constitucionalistas”, así como lo leen, “constitucionalistas”, sin artículo ninguno, sin precisión, nada. Como quien dice “Camioneros” o “Mecánicos”, y da por supuesto que invoca a todo un gremio… Ji ji.
Con imparcialidad intentamos leerlo, pero ya de arranque nos topamos con la opinión del doctor Gregorio Badeni, asesor letrado de Adepa (o sea, del Grupo, que maneja Adepa), y ya dimos por leído todo lo que seguía…
Abrazado al mismo rencor, llora por supuesto su inseparable socio La Nazión.
El domingo pasado, contento, agradecido con el fallo de la Cámara sublevada, Inmorales Solá hablaba de “una justicia restaurada”. Esperamos con ansias su columna mañana. Siempre el domingo es menos triste entre carcajadas. Ja.
Hoy apenas repiten los harapos de ese comunicado de ayer del Grupo; y suman un suave corito a las quejas de sus propio abogados… De Adepa, perdón.
Sin embargo, y para deleite de grandes y chicos, en su editorial se les ocurre tan luego hoy referir los festejos por los 50 años de ADEPA, como quien saluda al ahorcado en el día de la soga. Ja.
No importa nada lo que allí dicen, más bien, pero no podemos dejar de comentar, por hilarante, uno de sus mejores pasajes, cuando pretenden recordarle al oficialismo ausente en el homenaje, que tampoco el dictador Juan Carlos Onganía asistió a los centenarios de La Prensa y La Nación (1969 y 1970); y en punto aparte estampan el chiste: “Fue la represalia de Onganía a las críticas a su administración”. Tremenda represalia, cómo no… Otra que la desaparición, la tortura y la muerte... Ellos le habían preparado un pastel, y Onganía no fue a la fiesta… ¿Dónde estaban entonces los famosos organismos de derechos humanos, eh?... ¡Los derechos humanos son para todos, carajo!...
Jo jo jo…
Sí, hoy todo es risa, fiesta, navidad…
Apelarán, seguro, se arrastrarán otro poco, mejor, más jirones de prestigio que dejan al reptar… de nada les valió a los dos recusados de la Cámara sublevarse contra la Corte; pero más les hubiese valido callarse a los obispos del episcopado, que también se abrazaron al Grupo, cuando éste ya estaba en llamas… tampoco de nada les sirvió Lanata, también en llamas. De nada les sirvió en Venezuela, en la Argentina, en ninguna parte… Tampoco ensuciar a las Madres, ni los puteros de Zaffaroni, ni ungir a Sergio Shocklender en la esperanza blanca, ni ahora agarrarse de Moyano que se ahoga, ni la espuma de la rabia de los espontáneos 13S y 8N; nada les sirvió de nada, todo ha terminado.
Despuès de 36 años de supremacía entre los poderes del Estado, el monopolio ha sido sometido.
Es justicia.
Oímos el ruido de rotas cadenas.
Ahora sí.



* * *

jueves, 13 de diciembre de 2012

JUECES JUZGADOS: EL PRECIO DE SER CLARÍN.



Una cámara que desconoce a la Corte y un Poder Judicial que desconoce a los otros dos. El 7D como a pedido de Magnetto, y luego el fallo de Tucumán que subleva a todo el país desde Cristina a Macri. La familia judicial rota en dos, y la decisión presidencial de "democratizar la justicia".
¿Los jueces por fin al banquillo al cabo de dos siglos de impunidad vitalicia, divinidad impositiva, y cofradías herméticas?
Ahora ellos también saben el precio de haber sido Clarín.


EL DÍA DEL JUICIO
 DE TODOS LOS  JUECES



Humildes pero seguros, en distintos posts durante los últimos días, le advertimos a la “familia judicial” entera, que antes o después, ellos también serían juzgados. Y fue antes.
Exentos de impuestos, eximidos de la aprobación popular, ¡vitalicios!, sus señorías todas se creían muy por encima de las contingencias políticas, humanas y sociales de la hora, y no. No. 
La extensión de la cautelar el 7D a favor de Clarín y en contra de la Corte, del Congreso y del Ejecutivo, fue anticipada por un extraño comunicado de algunas asociaciones y organizaciones o mutuales de indignados magistrados -que sin embargo prefirieron esconder sus nombres -, y apenas el lunes, otro en contra, firmado éste por más de 200 jueces, fiscales, defensores y otras personalidades del derecho, que veían presiones, sí, pero no del poder politico sino de las corporaciones.
El domingo en la plaza de la fiesta la presidenta advirtió que la Justicia iba por mal camino, y en eso esstábamo cuando llegó el fallo por el caso Marita Verón.
“Hay que democratizar la justicia”, gritó la presidenta, a coro con nosotros.
Basta de majestades semidivinas cuyas tentaciones terrenales nos llevan al desastre a todos.
Por primera vez en la historia argentina los jueces, no los políticos, no los ciudadanos, no los militares, no los policías ni sus ladrones, no ¡los jueces! en el banquillo. Era hora, decimos nosotros, pero ellos no, claro.
Lejos de eso, se miran de repende desconcertados, en campo ajeno, buscados por el pueblo, ya no por sus pares, por sus propios compañeros, no, ahora son las turbas y sus piedras, los políticos todos, todos, incluso Macri, como quien dice cualquiera…
¿Y ahora?...
Ahora el debate fue instalado.
El 7D, el fallo de Tucumán, fueron dos gotas gordas en un vaso hace mucho colmado. Ahora la inmaculada corte de todos los jueces, amanece bañada en mierda.
Tan luego el domingo, celebrando la prórroga de la cautelar –o el alzamiento de esa Cámara-, Inmorales Solá hablaba en su columna de La Nazión -agradecido por el fallo-  de “una justicia restaurada”.
Nosotros les avisamos: lo que toca Clarín… que le pregunten a la Carrió, a Cobitos, a Duhalde, a la oposición entera…
La bravuconada de esos dos abogados de la Cámara Civil que contra la propia Suprema Corte extendió la cautelar tan luego el 7D, a pedido de Clarín, con pleitesía y sin disimulos, colocó la bomba. Todos miramos de reojo. El caso Marita Verón la detonó.
Venían muy cebados desde siempre, siguieron de largo, un día tenía que pasar, y pasó.
La polémica fue abierta, la presidenta se comprometió con el objetivo, "democratizar la justicia", y como tantas otras luchas que ya dio aún en contextos más adversos que el de hoy (la ley de medios, el matrimonio igualitario, etc), es posible que ésta también la gane. La oposición parece interesada, así como le interesó en su momento, aleluya, la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. El pueblo, el ciudadano, hace rato que no confía en los jueces, en su lentitud incorregible, en sus violadores sueltos, en sus viajes a Miami con la guita de Magnetto… el día del juicio, también les ha llegado.
De pronto sus majestades incontestables, todas, la Justicia, la familia judicial, pasa del estrado al banquillo, y será indagada, investigada… democratizada, bah.
Nosotros se lo avisamos: no debieron abrazar a Clarín.
Es un cactus.

* * *

martes, 11 de diciembre de 2012

LEY DE MEDIOS: EL QUE RÍE PRIMERO




Una solicitada hoy rompió la supuesta hegemonía de la familia judicial. En el mejor de los casos, la familia no está unida, y ya se sabe. Un juez denuncia que la Fundación Noble daba cursos para magistrados con puntaje para la carrera judicial, y un fiscal avisa: “hoy el sistema judicial lo manejan las corporaciones”. Clarín ignoró la solicitada mientras celebra la victoria en plena batalla.


DEL QUE RÍE PRIMERO





“Pide justicia… aunque acaso pidas demasiado”.
Jorge Luis Borges

“¿Qué justicia?... Tanto tenés, tanto valés”.
Roberto Goyeneche.


La corporación judicial, no es tal. Más de 200 jueces, fiscales, defensores oficiales, decanos, profesores y gente vinculada al ámbito del derecho, plantaron hoy una solicitada por una “Justicia legítima”, que partió en dos –o más- lo que hasta ayer parecía la monolítica corporación de la justicia.
Pero resulta que no, que “la justicia”, como decíamos, es un abstracto encarnado por hombres y mujeres, a la sazón argentinos, y por ello tan divididos como el resto de los argentinos.
Ya en el día 7 de nuestro Diario de la cuenta regresiva, avisábamos: algo huele muy a podrido en el Palacio de los Tribunales. El día 0, el 7D, ese olor, como una nube de mercurio, cubrió toda la patria.
De pronto el Congreso, el Ejecutivo, el Judicial incluso, parecían reducidos a un par de abogados, jueces recusados y por sí mismos repuestos, que desoían a la Corte y cumplían en un rápido dictamen, todos los sueños de Magnetto.
Y fue demasiado.
El gobierno reaccionó con todo su cuerpo, y el domingo una multitud sin odios pero dispuesta lleno la fiesta de la democriacia y los deerechos humanos.
El lunes Clarín ninguneó a esa multitud, y celebró otro rechazo de la Corte al Estado (el per saltum), pero sin mencionar que en el fondo, en el intrincado código judicial, más bien le daban al Estado el camino más eficiente: el recurso extraordinario que hoy presentó el Ejecutivo ante la Cámara.
Dicho rechazo, que ayer vivaba Clarín por su “unanimidad”, incluía, ocultó Clarín, una “ampliación de fundamentos” del doctor Zaffaroni advirtiendo sobre un posible “alzamiento” de la Cámara que se cagó en ellos. El resto de sus pares, sin embargo, no había notado nada.
La ardiente semana pasada, asociados de magistrados –que no pusieron su nombre- firmaron un raro comunicado pidiendo que no los presionen más (como si un 9 pidiera que le aten al arquero contrario), un espacio en la tele (ojalá se los den), y anticipando, entre líneas, la prórroga de la cautelar del 7D.
Hoy más de 200 firmantes, entre jueces, fiscales, defensores, etc, y estos sí, con nombres y apellidos, salen a decir, tan luego, todo lo contrario. O más bien, a decir lo que los otros habían callado. Que la justicia ha de ser independiente de los otros dos poderes del Estado, pero también de las corporaciones privadas.
Entre otros párrafos, seleccionamos éste:
"Sostenemos que la independencia del Poder Judicial es un principio cardinal del sistema republicano, que no debe entenderse limitado a la relación que debe existir entre los poderes del Estado. Los magistrados también deben ser independientes de los intereses económicos de las grandes empresas, de los medios de comunicación concentrados, de los jueces de las instancias superiores e -incluso- deben ser independientes de las organizaciones que los representan".
Algunos de los firmantes, con nombres, apellidos y rostros, fueron más lejos aún.
Hoy por Radio América, el fiscal federal Jorge Auat, dijo sin vueltas: “el sistema judicial está manejado por las corporaciones, las corporaciones de abogados”.
Más lejos aún fue el doctor Eduardo Freiler, presidente de la Cámara Federal porteña –y también firmante de la solicitada-, quien denunció además que la Fundación Noble –en sociedad con la Asociación de Magistrados (una de las firmantes del documento que hablaba de presiones del Ejecutivo)- daba cursos para magistrados, y que esos cursos, de la Fundación Noble, ¡puntuaban para la carrera judicial!.
El diálogo con Infonews, el juez explicó el funcionamiento de esta escuela de jueces de Clarín.
"La Fundación Noble daba diferentes cursos, en los que exponían personas siempre con un mismo perfil, vinculadas al Centro de Estudios de Justicia de las Américas, con sede en Chile, que fue creado por un programa de la OEA respondiendo a una de las directivas del Consenso de Washington. Invitaban a magistrados, jueces, fiscales, que respondían unas breves preguntas a partir de las cuales se les otorgaba un puntaje, bajo los criterios del que evaluaba esas preguntas, que era el Grupo Clarín".
Y aquí viene lo mejor, párese y aplauda:
"Luego, ese puntaje iba a ser utilizado en concursos judiciales. Acá hay una clarísima asociación. Esto se logró con la dirigencia de Ricardo Recondo en la Asociación de Magistrados y con la aprobación, quizás ingenua del Consejo de la Magistratura, que aceptó que un multimedios le diera puntaje a una persona para poder acceder a una magistratura".
El intermediario entre el Grupo y la Asociación de Magistrados, era el ya popular doctor Ricardo Recondo, vicepresidente de la Cámara de Apelaciones en lo Civil, y responsable de la cautelar que en 2010 le permitió a Clarín seguir explotando la licencia de Fibertel. Más que un socio, un amigo, bah.
El caso es que los trapos sucios de la justicia, ya no se lavan en casa, ni “la familia” es tan unida como decía ser.
Clarín ni mencionó la solicitada.
Como si ellos también creyeran que la realidad es apenas la que editan.
Y no.
La corporación que creían suya, no es tal, no es una, en tal caso son varias, tal vez tantas, que al cabo no es ninguna, ¿y ahora?
Hoy el fiscal de la Cámara, Fernando Uriarte, le sugirió al juez Horacio Alfonso que desestime el pedido de inconstitucionalidad presentado por Clarín. La cuestión de fondo.
Total: el viernes cantaron victoria en plena batalla.
Rieron primero.
Eso no es reír mejor.


* * *

sábado, 8 de diciembre de 2012

7D: EL DÍA DESPUÉS: LA MANO SIN DIOS


Contrariamente a todo lo anunciado por Clarín, el 7D fue un día crucial para la Argentina. Y todos contentos. El Grupo y sus fanáticos celebraron que una cámara de jueces recusados desoyera las resoluciones de la Corte. El resto del país festeja la revelación de una verdad hasta ayer negada: aquí manda Magnetto.



LA MANO SIN DIOS






Muchos ayer celebraron la decisión de una cámara civil que en un rápido –apurado- dictamen, se cagó a un mismo tiempo en la Corte Suprema de Justicia, el Congreso de la Nación, y el Poder Ejecutivo Nacional. Pero lo festejaron con la sonrisa típica del vivo argentino, como festejamos todos el gol de Diego con la mano. Sin negar jamás que el gol era trucho.
Así esta semana la Justicia argentina le regaló una victoria al Grupo Clarín y sus fanáticos, dejando muy claro para todos, para los unos y para los otros, qué truchos que son.
Pero más allá de la cúpula del Grupo, y de sus fanáticos aturdidos por el odio, el ciudadano sensato -y no importa de qué lado de éste gobierno esté- ha saber que ayer lo pasaron para atrás. Que harán lo mismo con el gobierno que sigue como hicieron con todos antes, ya ven: someterlo, o un su defecto, desbaratarlo. Nunca importaron los gobiernos. Importan las corporaciones, y sus abogados, y las corporaciones de los abogados.
Bajo el mandato de la ley, no hay otra opción.
Será entonces cuestión de poner en ellos, en los jueces, en la Justicia, la misma atención que ponemos en los políticos, en los diputados. No estaría nada mal llevarlos a la tele, darles el canal que piden, exponerlos… verles la cara, los gestos, saber cómo son, extraerlos del hermético misterio que los conserva… vitalicios, eximidos de impuestos, y de la aprobación popular…
El Grupo Clarín sacó mucha gente a la calle el 13S y el 8N en procura de todo esto, pidiendo por una justicia independiente, reclamo que se cuidan muy bien de recordar ahora que la justicia les sirvió.
Lo decíamos ayer: tal vez hacía falta que fuera así de crudo.
Los que creían que la pelea con el Grupo era “un caballito de batalla del gobierno”, que Clarín era el “débil de la historia”, (Lanata dixit)¸ ayer vieron en vivo y por todo el país el verdadero alcance de fuego del sus cañones.
Los que se quejaban de “una dictadura con votos”, ahora tienen una sin.
Los que repetían sin respirar ni pensar que “la justicia la maneja el gobierno”, callaron de pronto, aturdidos por el mismo razonamiento que de golpe les pegó en la cara como un boomerang barato: “¿entonces Clarín maneja la Justicia?”, festejan y mascullan.
Kipling tenía razón: “la victoria y la derrota son dos impostores”.
Ayer Clarín festejó, y sin embargo, ayer fue neutralizado para siempre el secreto de la fuerza de su poder oculto: su disfraz de cordero de “periodismo independiente”. Ayer, 7D, cayó por fin la máscara.
No eran un diario y nada más, un grupo de medios como hay tantos; ayer todos lo vieron: son el poder por encima del poder de los poderes de la República. El poder real, son.
“Puesto menor”, cuentan que le respondió Magnetto al presidente Menem cuando éste le preguntó si pretendía suplantarlo.
Desesperados del todo desesperados, ayer sacrificaron su propia leyenda y nos mostraron sin pudores lo que son.
Ya no hay inocentes, ya todo está muy claro para todos.
De aquí en más los lectores de Clarín, los políticos, los habladores que alcen un solo dedo en defensa del Grupo, la gente que les crea, son todos cómplices de esa verdad: la democracia es un juego que Magnetto nos permite de a ratos.
Que todo este proceso de las cautelares de Clarín apesta, lo gritaron tanto una parte como la otra desde los días remotos del juez Carbone. Eso ya no hay codo que lo borre.
Que los jueces recusados de esa cámara, habían sido recusados con justificada causa, y dentro de los marcos legales, lo dejó implícito la misma Corte en la resolución que además impuso el 7D como la fecha tope a toda cautelar.
Así las cosas, la prórroga otorgada ayer por dos jueces recusados y por sí mismos indultados; desafía a la Corte, sirve a Clarín, y enfrenta a la corporación judicial con los otros dos poderes del Estado.
Abogados que nadie votó, de pronto atascan al país otorgándole el poder a un monopolio privado con fines infinitos de lucro, y propiedad de un puñado de turbios empresarios procesados por crímenes de lesa humanidad..
El gol con la mano de Diego a los ingleses en el 86, le dio una inmensa alegría a todo el país. Por eso es llamada “la mano de Dios”.
El gol con la mano que algunos festejaron ayer, le sirve nada más a ese puñado de empresarios que se cagaron desde siempre en el país. Es la misma mano que ordenó encubrir el genocidio, luego el remate del Estado y la destrucción sistemática de la industria nacional, y por fin el caos del 2001 y la inmediata megaestafa de la pesificación. Es la mano del Grupo, una mano sin dios.
La Corte Suprema tiene ahora la última y por última histórica oportunidad de lavar toda esta mugre.
Esos altos jueces sabrán si entierran la democracia por un tiempo y le entregan el país a un juego de lobbys así como se arroja un cordero vivo en una piscina de tiburones… o si rescatan de su vitrina invulnerable la Constitución Nacional, y le dan vida.



* * *

viernes, 7 de diciembre de 2012

7D: DIARIO DE LA CUENTA REGRESIVA. DÍA 0.

La Corte reina pero no gobierna. Una cámara la burla. Ríe Clarín. Bastaban dos abogados para vencer la democracia entera. Aleluya. Héctor Magnetto es el Perón de las cacerolas. En el pantano de los tribunales se hunde la República ¿A quién le importa? La Corte de week-end, de viaje, de cumpleaños… ¿Ahora no piden más por una justicia independiente?





Día 0

Mañana

Clarín festeja: son más poderosos que los tres poderes de la República. Viva.
Su tremenda fuerza se despliega real, se pavonea
Dos abogados empleados por una Cámara Civil y Comercial de la Capital Federal, -jueces a la sazón recusados y por ellos mismos reintegrados- bastaron para ungirlos, y el Día Cero los encuentra triunfales.
Así nomás.
Una cámara federal decide desoír el mandato de la Corte Suprema y le regala a Clarín el 7D que soñaban.
Algunos empleados de TN parecen borrachos de alegría, locos de ira...
Ya sueñan el retorno a los días mejores del Grupo, Menem, Duhalde, De la Rua, si hace falta Videla…
Fuera del planeta Clarín, en cambio, el resto del universo se debate entre el bochorno, el desconcierto, y no. Era de esperar. Lo habíamos advertido aquí: algo huele muy a podrido en el palacio de los Tribunales.
¿Pero entonces el Congreso es qué?...
¿Un jueguito que Magnetto nos permite a veces?
¿La Corte también?
¿Y nosotros?
Lejos de ser una obsesión personal del Martiyo, aquí queda por fin bien demostrado cómo todo lo cubre la sombra siniestra de Clarín.



Antes de las diez de la mañana el Poder Ejecutivo, en representación del Estado Nacional, ya había presentado su pedido de anulación de la prórroga de la cautelar ante la Corte Suprema de Justicia
Pero la Corte, parece, no está. Una jueza cumple años, otro tiene dentista, otro está de viaje… el país puede esperar, bah.
Clarín festeja.
Viva.
Se ríe de Cristina, de la ley, del Congreso, de nosotros, de cada uno de nosotros, incluso del que festeja con ellos por odio ciego a este gobierno, de todos se ríe. Viva.
Ha triunfado el dinero, la prepotencia económica, no el derecho; las corporaciones, no la democracia, ja, qué va... La democracia es a Clarín lo que la kryptonita a Superman: lo debilita y mata. No a la democracia. Así está mejor.
También lo advertimos: se pelea en el barro, Clarín está en su elemento.
  

En su escalofriante artículo de hoy, Horacio Vertbisky -con información, no con supuestos-, narra la tétrica trastienda del comunicado lanzado ayer por la corporación judicial, y nos cuenta quién es quién en la maldita Cámara del terror, y hasta qué punto muchos de esos magistrados orbitan el Grupo Clarín.
Mario Wainfeld, por su parte, nos presenta un inventario de las incongruencias y torpezas de una resolución apurada a pedido de Clarín.
Al cabo de ambas lecturas –que no recomendamos si usted es impresionable-, ya la democracia toda parece apenas una ilusión pasajera que un puñado de leguleyos nos permiten de a ratos.


Tarde

Según el medio, el constitucionalista que consultan, y según él, la suerte del país ahora empozado en la Justicia.
Unos y otros le advierten a la gente que el otro quiere confundirlo.
Ninguno de todos recuerda muy bien de qué se habla.
El inmenso problema de la soberanía política nacional es reducido a la burocracia tribunalicia de cautelares y procedimientos.
Hay un paquete explosivo bajo el arbolito de navidad, y todo lo que se discute es a qué hora lo abrimos.


La Corte rechaza un pedido de Clarín que pide rechazar el pedido del Estado.
Luego avisa que recién lunes o martes decidirán sobre el pedido de anulación presentado hoy por el Ejecutivo. A sentarse y esperar.
Súbditos repentinos de un poder que nadie elige, vitalicio y exento de las obligaciones del vulgo; no se somete al vulgo, y el vulgo ha de esperar.
Plebeyos democráticos de un estado monárquico de pronto, aquí está la verdad.
Manda Magnetto, su corte de abogados, ninguna democracia.
Pero quizás hacía falta que fuera así de claro.
Ahora el pueblo argentino, de un lado y del otro del actual gobierno, sabe quién manda de verdad en la Argentina.
Quién maneja los jueces, quién dicta los fallos…
Quién puso y depuso gobiernos hasta el año 2008.
¿Ahora no piden por una justicia independiente?
¿Ahora les sirve la que hay?


Noche


Sucia de toda sospecha, la Justicia paga el precio de servir a Clarín: el desprestigio social, la caída.
Debieron haber aprendido del precio pagado por Duhalde, la Carrió, Cobitos, y tantos otros experimentos que terminaron igual, en el descrédito. Queda la Corte para lavarla, o ya toda la Justicia habrá roto lanzas con la democracia, y antes que despuès, lo pagarán.
Ahora se toman unos días, se ganaron un descanso. Viva.
Héctor Magnetto, con su historia toda sucia, se eleva como el hombre más poderoso del país. Allí lo tienen los rabiosos de la cacerola. Tal el hombre que al final los representa.
Les guste o no.
El diario de la cuenta regresiva aquí concluye.
La lucha no.
El día Cero los encuentra triunfales.
Pero el sol siempre se agranda en su caída.


Hay una sensación que recuerda la 125 y la noche no-positiva de Judas Cleto Cobos.
Entonces también comenzaba una magnífica historia.



* * *