////// Año Xº /// Editor Anónimo: Daniel Ares /// "Y tú... ¿eres arquitecto, o escombros?", Louis Ferdinand Céline ///

miércoles, 9 de mayo de 2018

NUEVA SECCIÓN: VERSOS INFAMES…


Versos Infames

La poesía nace, no se hace.
Y cuando de verdad es poesía, nunca muere. Sobrevive a su tiempo , vence el olvido.
Claro que no todo verso es poesía, ni toda poesía es verso. Sólo cuando esos versos nacen del alma, del corazón, digamos, allí donde adquieren la legitimidad de los sentimientos de verdad sentidos. El resto es trabajo, orfebrería, oficio.
Más allá de la forma, estos Versos Infames no son poesía, pero son eso: son la bronca, el dolor, el desasosiego, el temor, el espanto, y por lo tanto la rebeldía que nos inspira la época que vivimos, la destrucción nacional que nos toca asistir, la fractura moral de una sociedad que no termina de aprender, el destino de un pueblo que no acaba de ser libre, y un gobierno que se deshace entre la impericia y el odio.
A los ya publicados Escupidas al cielo y A que no sabés; como oferta de presentación, hoy van dos piezas por el precio de una.


El camino del olvido


El saqueo a los discapacitados, a los excombatientes, a los jubilados
Los 44 del ARA San Juan
Los 42 gendarmes de Jujuy
Santiago Maldonado, Rafael Huala, Facundo Burgos, Juan Pablo Kurkok, y siguen las firmas
Iron Montain
Cien años de deuda
El 2 x 1
La educación como un gasto
Las Malvinas como una sobra
La angustia frente al rey
Los Granaderos con la bandera española
La banda de la Fuerza Aérea tocando God Save the Queen en la embajada británica
Los bolivianos, los peruanos, los negros de mierda, la grasa militante, el odio como única estrategia
No olvidemos nada


La lluvia de inversiones
La pobreza cero
La luz al final del túnel
El segundo semestre
Los brotes verdes
Volvimos al mundo
El crecimiento invisible
La herencia recibida
Los ricos no roban
La inflación es una pavada
No habrá devaluación ni tarifazos
El fútbol será para todos
La salida del cepo fue un éxito
El mejor equipo de los últimos 50 años
Lo peor ya pasó
No olvidemos nunca


Feinman, Fantino,
Leuco y Leucocito
Longobardi, Loperfido y Lombardi
La Carrió, Lanata y Majul
Melconian, Sturzeneger: ¡CAVALLO!
Su, Mirtha y Mariú
Micheti, Picheto y Magnetto
Los dos Caputo
Los dos Bullrich
Peña y todos sus Braun
Niki, Toto y Nico
Macri y todos sus Macri
No olvidemos a nadie, nada, nunca.

El olvido nos trajo hasta aquí.

*

Oración Oportuna

Por los pobres
Por los niños
Por los enfermos
Por los presos
Por los animales
Por mí

Por los que no comen ni dos veces por día, ni una
Por los sin techo, los sin escuela, los sin futuro
Por los desocupados, los indigentes, los laburantes.

Por los viejos que nos quedan
Por la patria que nos queda
Por los muertos y los vivos
Por la memoria, la verdad y la justicia

Por el bien de todos
Por vos mismo
Por tus hijos
Por Dios… andáte.


* * *

viernes, 4 de mayo de 2018

44º FERIA DEL LIBRO: LA VIGENCIA DE UN FRACASO





Ajena a su propia realidad, una nueva edición de la Feria del Libro de Buenos Aires transcurre y ya se acaba. Alrededor agoniza la industria porque ya no existe el mercado, cierran las librerías, funden las editoriales, se extinguen los lectores y no importan los escritores. Pero la Feria como si nada. Como un oasis ilusorio en el ancho desierto de los desastres.


HAMBURGUESAS SÍ 
LIBROS NO



Cantidad de libros publicados en caída libre, ventas ídem, librerías que cierran, editoriales que se funden o en el mejor de los casos se reconvierten en meros importadores de trabajo extranjero… En dicho catastrófico contexto transcurre la 44º edición de la Feria del Libro de Buenos Aires. 44 años de grandilocuencia inocua. 44 años de un negocio bueno aunque breve –y justamente por ello no dos veces bueno- de libreros y editores con algunos escritores de relleno. 44 años durante los cuales los lectores argentinos no hicieron más que mermar, extinguirse. 44 años y cada vez se vende menos, cada vez se publica menos, cada vez se lee menos, y si por acaso cada vez se escribe más, cada vez importa menos.
Ajena a su propia realidad, y contrariamente a todas sus pretensiones y su marketing, la Feria del Libro de Buenos Aires no es un evento destinado a difundir la literatura en sus variados géneros, ni la lectura como un hábito básico y a la vez distintivo, eso, a lo sumo, dura lo que dura la Feria, y se va con ella. Mucho menos pretende alentar, sustentar o cuando menos proteger a los escritores argentinos que siguen sin cobrar sus derechos, que ya ni anticipos reciben, que jamás podrán controlar por sí mismos la veracidad de las liquidaciones que les hacen, que ven sus obras pirateadas con total impunidad; ni siquiera es tampoco para defender cuando menos a los editores y libreros que dicen organizarla… nada de eso.

La Feria del Libro de Buenos Aires es cada vez más un negocio exclusivo de las megaeditoriales y las grandes cadenas de librerías, un albur para las medianas y pequeñas que junten la guita para el stand, un programa de atracciones que asegure la concurrencia, algunos autores locales vendiendo sus novedades, renombradas estrellas importadas relanzando sus grandes hits, y sobre todo, fundamentalmente, un evento político. El resto, la sustancia, es sólo excusa.
Durante unos días una vez más algunos pocos de los escasos lectores argentinos que van quedando, se mezclarán, amontonarán, empujarán con ese gran público “que siempre algo te compra”, aunque después nada te lee.
Los sellos más poderosos presentarán sus novedades mejor publicitadas. Autores de moda, libros de coyuntura. La última investigación de algún periodista de la tele, las confesiones de una vedetonga, las memorias de un chismógrafo, y en tal caso algún que otro narrador o poeta en la línea “que alguien se haga el ebrio pa´disimular”.
Las hamburguesas y las birras se venderán más que los libros.
Luego todo habrá terminado, una vez más.
Las fulgurantes estrellas importadas se habrán ido, como apagado.
Los libros volverán a sus sótanos o a sus mesas de ofertas, y entonces sí serán verdaderas ofertas las falsas ofertas que sobraron de la Feria.
En los bares, el subte, los trenes, veremos cada vez más gente con su celular, y menos con un libro.
Un mes de Netflix seguirá siendo más barato que la edición más barata de Los Miserables.
Las editoriales publicarán cada vez menos, importarán cada vez más, y algunas ni siquiera eso.
Los escritores seguirán escribiendo, total...
Las librerías seguirán cerrando, total...
O vendiendo otras cosas. Juguetes, pastillas, cigarrillos.
Reconvirtiéndose.
Y el año que viene asistiremos a la 45º edición de la Feria del Libro de Buenos Aires.




* * *

sábado, 24 de marzo de 2018

24-3-76: HOY UNA TRISTEZA, AYER UNA ILUSIÓN...

No todos lloraron ese día...   



HOY UNA TRISTEZA
AYER UNA ILUSIÓN

"TOTAL NORMALIDAD" 




“Lo terrible no es que me hayas mentido,
sino que no podré creerte nunca más”.
Immanuel Kant.


El 24 de marzo de 1976 el Departamento de Estado Norteamericano impulsó un golpe cívico-militar en la Argentina, estructurado por José Alfredo Martínez de Hoz en representación conjunta de la banca extranjera y la Sociedad Rural, ejecutado por las Fuerzas Armadas, justificado por los principales diarios, y bendecido por la Iglesia Católica. A continuación, mancomunados, y conforme sus planes originales, destruyeron la industria nacional, consecuentemente la clase obrera, endeudaron al país por varias décadas, y lo bañaron en sangre.
Por la memoria de aquellos hechos, aquí El Martiyo cita a dos de sus protagonistas principales: los diarios La Nazión y Clarín, sin cuya colaboración dicho desastre nacional no hubiese sido posible; y quienes aquí se expresan en fragmentos escritos, impresos y publicados por ellos mismos, que así guardan, por lo tanto, el peso ilevantable de lo dicho para siempre.

* * *


Así nos alumbraba el diario Clarín ya el 25 de marzo de 1976 -o sea, apenas al día siguiente, dijéramos: rapidito rapidito- en su hoy histórico editorial:

"Aunque resulta innecesario justificar las motivaciones de la acción militar del 24 de marzo -porque nada fue más evidente que la incapacidad del anterior gobierno para modificar el rumbo que nos conducía a todos al desastre- ha sido oportuno que el país escuchara las explicaciones de su nuevo presidente. Ellas ratificaron el hecho conocido de que las Fuerzas Armadas no han interrumpido el proceso que se venía desarrollando, sino cuando tuvieron el convencimiento de que se hallaban agotados todos los recursos susceptibles de operar la indispensable rectificación".

Y así remataba para rematarnos:

"La palabra presidencial (el discurso de Videla), sin buscar aplausos anticipados, ha fijado un rumbo apto para la solución de los problemas nacionales. Y como el mismo Presidente lo expresa, el acierto de las decisiones del gobierno será en definitiva el que suscitará la adhesión de la gran mayoría de los argentinos".

Eso es, y será siempre Clarín.

Mitre, la Noble y Videla.
Los días dorados.


La Nazión, por su parte, festejaba así:

"La crisis ha culminado. No hay sorpresa en la Nación ante la caída de un gobierno que estaba muerto mucho antes de su eliminación por vía de un cambio como el que se ha operado. En lugar de aquella sorpresa, hay una enorme expectación. Todos sabemos que se necesitan planes sólidos para facilitar la rehabilitación material y moral de una comunidad herida por demasiados fracasos y dominada por un escepticismo contaminante. Precisamente por la magnitud de la tarea por emprender, la primera condición es que se afiance en las Fuerzas Armadas la cohesión con la cual han actuado hasta aquì. Hay un país que tiene valiosas reservas de confianza, pero también hay un terrorismo que acecha".

Eso es y fue siemrpe La Nazión.

Cuando todo era brindar,
callar y acumular.


N. del E.: este post con leves modificiaciones fue publicado el año pasado para la misma fecha y también el anterior y el anterior, y posiblemente lo publiquemos el año que viene, y el otro, y el siguiente...

* * *

domingo, 11 de marzo de 2018

ÉXITO OFICIAL: LA POLICÍA MATA A OTRO PIBE POR LA ESPALDA...




Gran triunfo de Patricia Bullrich y su jefe Macri.
Sin necesidad siquiera de escribirla, ni mucho menos consensuarla con nadie, apenas enunciada, la Doctrina Chocobar entró en plena vigencia, y cada vez más policías en todo el país se animan a matar pibes por la espalda.
Sin embargo no sólo Macri y su Bullrich merecen los laureles de este crimen.


¿Quién mató a Facundo?

Facundo Burgos, 11 años. 


En sintonía con la nueva aunque tácita pero igualmente letal Doctrina Chocobar, las fuerzas de seguridad argentinas, siguen matando pibes por la espalda.
Ahora fue el turno de Facundo Burgos, un chico de 11 (¡once!) años, en Tucumán. Iba en una moto, como acompañante. Atenta a los consejos presidenciales, la policía dio la voz de alto, y como los chicos no pararon, les tiraron y listo.
Lamentablemente para la nueva doctrina, el conductor -de 14 (¡catorce!) años-, sobrevivió, apenas recibió un tiro en una pierna, y el roce de un proyectil en la cabeza. Al otro, ya más eficientes, le acertaron en la nuca.
Patricia Bullrich y su jefe Macri deben estar chochos. Ni siquiera hizo falta escribir la nueva doctrina, debatirla, reformar la Constitución, o cagarse en todo y lanzar otro DNU, nada… Bastó felicitar a un solo matador, y la doctrina entró en plena vigencia.  
Es un escándalo que no sea un escándalo que los portales de Clarín y La Nación ni siquiera registren el hecho. Pero así es. Apenas ayer, La Nazión, más jugado, lo escatimaba bajo el título: “Murió un chico de 11 años en un tiroteo con la policía”. Y chau, total...
Con la misma lógica, esos mismos medios, en tiempos del genocidio, acuñaron la expresión “enfrentamiento armado”. Se entiende que esta vez no hayan recurrido al viejo sofisma, ya que resulta difícil explicar cómo es posible enfrentarse a alguien, y a la vez recibir un tiro en la nuca.
Pero el tiempo es maula también con las mentiras, y el paso de las horas disipa el humo que venden los grandes medios.  
Facundo Burgos, de 11 (¡once!) años, iba como acompañante en una moto con su amigo Juan de 14 años, que la conducía. Facundo fue su escudo, o Juan también estaría muerto. No estaban robando, acuchillando turistas, nada de eso. Presenciaban una picada de motos que dispersó la policía. En esa fuga les dispararon, y lo mataron.
Guiada por Clarín y La Nazión, la gente de bien que suele aprobar el asesinato de niños por la espalda, se pregunta entonces: ¿Y por qué no pararon, eh?...
Eso todavía no está claro.
Quizá porque eran menores y no tenían registro, papeles de la moto; o quizás por ese instinto de conservación que enseña a temerle a la cana, o quizá porque sí, porque la moto era robada y ambos pibes eran en realidad los capos del cartel de Sinaloa. Por lo que fuera que fue, la policía no lo sabía, no lo preguntó, no lo investigó, tiró a dar y listo, erró con uno, pero mató al otro. De un balazo en la nuca. Un cabecita menos, qué hay…
Los dos policías que dispararon, fueron inmediatamente detenidos e interrogados, e inmediatamente liberados.
Hicieron fácil. Explicaron que lo mataron “por circular en forma sospechosa”. Y listo.
Se diría que ambos criminales habrían sido beneficiados por algún tipo de “garantismo” y/o “puerta giratoria” que en este caso no molesta a nuestra gente de bien.
Y tal vez no molesta porque es el mismo garantismo que inspiró el fallido pero siempre latente 2x1, y la misma puerta giratoria que le pusieron en su chalé de Mar del Plata al genocida Miguel Echecolatz, y a tantos otros colegas suyos en la tortura y la muerte.
Por eso mismo las mismas voces que piden mano dura, ejecución sumaria, pena de muerte, “limpieza a seco”; todos esos que se indignan con Raúl Zaffaroni pero repiten como sagradas las verdades de Bebote Álvarez; ahora no dicen nada. Ni mú. No ven garantísmos ni puertas giratorias, ni asesinos libres, ni “justicia de mierda”.
Ven nada más que un negrito muerto en un charco de sangre en una calle lejana.
“Algo habrá hecho”, se dicen y chau.
Pero ellos también mataron Facundo.


* * *

jueves, 1 de marzo de 2018

MACRI EN EL CONGRESO: NI CRISTINA, NI EL PUEBLO...

Entre promesas vencidas, augurios otra vez, y problemas de lenguaje, el presidente de turno abrió las sesiones ordinarias del Congreso.
Cristina Kirchner no fue.
El pueblo tampoco. 

LA SARASA DEL CORAZÓN

                                                                 Foto: Ruben Digilio



Entre el autoelogio y la autoayuda, la negación y el augurio, con serias dificultades sintácticas y gramaticales, Mauricio Macri inauguró el año parlamentario con un discurso corto pero vacío, porque lo malo, si breve, mejor.
Sin logros que exhibir en lo económico, en un muy mal momento para hablar de la soga de la corrupción con tantos ahorcados en casa, en pleno naufragio la paritaria docente, desbocados el dólar, la inflación y la deuda externa, enfrentado con los sindicatos mientras unifica a la oposición, y mientras un coro de estadios lo putea, el discurso presidencial, previsiblemente, se deshilachó entre promesas vencidas, realidades intangibles, lugares comunes, y deseos navideños de paz, amor y prosperidad.
Sintomáticamente, comenzó invocando uno de los grandes fracasos de su gestión: el ARA San Juan y sus 44 tripulantes perdidos hasta hoy.
Entrados ya en el quinto semestre, lejos muy lejos quedó aquel segundo de las grandes ilusiones. Sin embargo, firme en sus principios, por nada de ello Macri dejó de prometer un futuro mejor: “Lo peor ya pasó –dijo-, ahora vienen los años en que vamos a crecer y ver los frutos”. (Sí, sic).
Sin renunciar a la innovación lingüística, en otro pasaje confesó que “pienso constantemente en ser serio con el déficit fiscal”.
Preocupado por la realidad, recomendó negarla: “hay que evitar diagnósticos apocalípticos”.
En lo que confiamos ha sido una charada, habló de "crecimiento invisible".
Como quien toma sol bajo la noche cerrada, en otro momento afirmó: “Los salarios le ganaron a la inflación”.
Conciente de los “conflictos de intereses” que hoy infestan su gabinete -y que si no fuera suyo se llamarían “corrupción”-, simplemente dijo que no, que “los funcionarios no estamos acá para beneficiarnos”, y que además ellos, sus funcionarios, tenían un “alto compromiso ético”.  
Lo mismo hizo con la inflación: “está bajando”, dijo y chau.
Ajeno a todas las consecuencias de la actual destrucción nacional, se jactó de ser “parte de la generación que está cambiando el país”, para por fin cerrar con una arenga de vestuario hablando del corazón y los sentimientos concluyendo que “los argentinos unidos somos imparables”.  
Los propios aplaudieron, claro.
Los opositores afilaron sus navajas y salieron al encuentro con la prensa.
Dos ausencias notables marcaron la jornada.
Cristina Kirchner pegó el faltazo, pero el pueblo también.
Afuera, frente al Congreso y sus adyacencias, no había más que vallas y fuerzas policiales bajo el sol de un día cálido, y sin embargo helado. 

* * *

miércoles, 28 de febrero de 2018

lunes, 26 de febrero de 2018

MACRI: ENTRE PUTEADAS Y GILADAS...

Dicen que fue Vicente Saadi el que acuñó la frase que después difundiera tanto Carlos Menem: "en política el que se calienta, pierde".
Sin embargo se trata de una antigua verdad de la vida que suele ser aprendida ya en la escuela primaria: "si te enojás cuando te cargan, más te van a cargar".
Mauricio Macri y sus muchachos, tampoco saben eso.


EL HOMBRE BOBO



Un grito de corazón enciende y trasciende los estadios argentinos, alcanza los recitales, se derrama por las calles, se toma el subte, viaja, sigue y suma: Mauricio Macri la putá que te parió.
Estrenado espectacularmente por La Gloriosa hinchada de San Lorenzo en un Gasómetro a reventar, para luego volver a entonarlo en su estadio de basquet, pronto se sumaron al coro las sucesivas hinchadas de All Boys, River, Huracán, Lanús, Independiente, Racing, Chacarita, en fin… menos la de Boca, por ahora…
En un primer momento desde el gobierno pretendieron reducir la novedad a una cuestión apenas deportiva. Pero cuando el cantito se esparció por los recitales, el subte y las calles, el gobierno activó toda su “inteligencia” dispuesto a acallar lo que el propio diario La Nazión llamaba ya “el hit del verano”. Y con la ineficiencia que lo caracteriza, lo primero que  hizo fue dejar trascender que a Macri la puteada le molestaba y mucho.
Una de las primeras leyes que se aprenden apenas ingresar a la calle de la vida, establece claramente: "si te enojás cuando te cargan, más te van a cargar". Es difícil terminar el primario sin aprenderlo.
Pero suele ocurrir con los egresados de esos colegios muy caros, donde antes que nada les aseguran a sus alumnos un entrenamiento exhaustivo para el mundo material, y un aséptico aislamiento de lo peor de la sociedad –pobres, grasas, etc-, lo cual, a su vez, habrá de eximirlos para siempre de cualquier empatía con el llamado pueblo. Es así como esos chicos alcanzan la flexibilidad moral suficiente como para “triunfar en la vida”, pero a la vez carecen por completo de calle. Es decir: salen truchos, pero boludos.
Parece un detalle, y lo es. Pero por lo mismo nos revela muchísimo.
El mejor equipo de los últimos 50 años, resulta que no es más que una manga de herederos y ceos, hijos por lo tanto de alguna fortuna inexplicable o de alguna interna feroz, educados en burbujas de vidrio donde sólo tratan consigo mismo, donde la palabra amistad es lo único gratis, y donde aprenden que todo se paga y todo se puede si se tiene la guita para pagarlo. Chicos que conocen Nueva York al dedillo pero se pierden en Avellaneda, que le rezan a Dios pero sólo creen en el Mercado, que, como Macri, hablan inglés sin haber aprendido aún el castellano.
De allí el "errorismo de estado" que distingue a esta gestión, sus marchas y contramarchas, los escándalos estallándoles en la cara, Panamá papers, Paradise papers, el Correo, Flybondi, el Sarmiento, los peajes, Calcaterra, Caputo, Díaz Gilligan, Chocobar… perfectos tarambanas protegidos hoy por los medios como ayer por sus papis, se llevan todo puesto, y siguen como si nada, hasta que un día…
Porque no hay mal que por bien no venga.
Macri Blanco Villegas, los dos Bullrich, los dos Caputo, Quintana, los Peña y todos sus Braun, Etchevere sin su hermana, el patético Triaca –heredero de un gremialista del Jockey Club-, Miss Stanley, Aranguren el de la Shell, Dietrich en bicicleta, Bergman disfrazado de arbusto, Aguad sin Internet (y ahora también sin submarino), nos dejan esa esperanza: son corruptos pero bobos, más antes que después la historia va a descubrirlos porque Dios perdona siempre, el hombre perdona a veces, pero la verdad no perdona nunca.
Mientras tanto que disfruten.
Por ahora el trueno del escarmiento es apenas una puteada nacional.
Un grito de corazón: Mauricio Macri, la puta que te parió.


* * *

sábado, 24 de febrero de 2018

REDES SOCIALES: EL ORIGEN DEL MAL...


Medios, magnates, gobernantes y políticos, intelectuales, periodistas y habladores en general, encontraron al fin el origen de todos los males del mundo: las redes sociales.
Se las acusa de propagar noticias falsas, orquestar o sabotear campañas políticas,  manipular al usuario, y otras lindezas hasta ahora exclusivas de los medios masivos.
La situación es grave. No sólo peligra el negocio, sino, y sobre todo, el monopolio de la realidad. 
Pero detrás de las redes, estamos nosotros.


ENREDADOS




Frente a la agonía imparable de los medios masivos de comunicación, sus dueños y sus políticos, identificado el enemigo que se los come, embisten contra las redes sociales, detrás de las cuales, claro, estamos nosotros. O sea…
El último 16 el portal de El País de España publica un artículo muy interesante, no tanto por lo que dice como por lo que calla.
Bajo el título Rebelión contra las redes sociales, se intenta instalar, expresamente, el “annus horribilis” de las mismas. Se invocan testimonios de impulsores o creadores arrepentidos, el repentino terror por las fakes news, la manipulación del usuario, y la culpa de todos los males modernos: el Brexit, Donald Trump, la secesión catalana, el calefón y La Biblia. Annus horribilis.
Firmado por Jesoba Ebola –cuyo nombre nos impide precisar su sexo -, allí se enumeran una serie de graves críticas contra las redes sociales, que sin embargo, bien leídas, les caben, todas y cada una, absolutamente, a los grandes medios masivos.
En su sinuoso artículo, Ebola, arrogándose algún tipo de representación popular, nos dice en un fragmento:
“La percepción que tenemos de las redes ha mutado. Nacieron como un instrumento para conectar con amigos y compartir ideas. Paliaban el supuesto aislamiento que generaba Internet. Se convirtieron en una fuerza democratizadora al calor de la primavera árabe. Parecían una herramienta perfecta para el cambio social, empoderaban al ciudadano. “Daban voz a los que no tenían voz”, recalca en conversación telefónica desde Reino Unido Emily Taylor, ejecutiva del Oxford Information Labs que lleva 15 años trabajando en asuntos de gobernanza en la Red. “En tan solo siete años, todo ha cambiado. Preocupan esas campañas políticas de anuncios dirigidas a alterar los procesos electorales”.
Vale preguntarle a Ebola: ¿los medios masivos de prensa nunca hicieron campañas políticas dirigidas a alterar los procesos electorales, Jesoba?...
Muy preocupada por la paja del ojo ajeno, al toque Jesoba nos advierte de otro peligro, oh, terrible también: “el efecto burbuja”. 
“El usuario lee lo que le mandan sus amigos y la gente que le es afín ideológicamente: un estudio publicado en la revista científica norteamericana PNAS y que analizó 376 millones de interacciones entre usuarios de Facebook concluyó que la gente tiende a buscar información alineada con sus ideas políticas. “Si Facebook te filtra la información”, opina la investigadora de redes Mari Luz Congosto, “al final solo te muestra una visión de los hechos, te la refuerza y, por tanto, te radicalizas”.
Lo más lamentable de este párrafo quizá sea ese tono de quien pretende descubrirnos algo que es más viejo que la espalda. Primero, porque dicha burbuja (se) la crea el propio usuario o lector, que ahora elige sus contactos, así como desde siempre eligió sus medios. Por eso existen, desde siempre, medios de izquierda para el público de izquierda, y medios de derecha para… Y por otro lado, tal ha sido también siempre el negocio de los medios masivos: captar un público propio, y “cultivarlo”, en el sentido más agropecuario de la palabra: sembrarlo, abonarlo, cuidarlo y cosecharlo. Eso es más viejo que andar a pie.
Sin embargo, por fin hacia el final, Jesoba nos revela cuánto calla con todo lo que dice:
“Es un hecho. Facebook es la plataforma líder en redirigir a los lectores hacia contenidos informativos desde mediados de 2015, cuando superó en esto a Google. Más de 2.130 millones de personas forman parte de su comunidad. Hay 332 millones en Twitter. Dos tercios de los adultos norteamericanos (el 67%) declaran que se informan vía redes sociales, según un estudio de agosto de 2017 realizado por el Pew Research Centre.”
Ahí la verdad, la gran tragedia.
67%.
Lo que significa que sólo el 33%...
Ahí el pánico de los grandes medios frente a las redes sociales que todos los días se los comen un poquito más, y más, y más…
Botón de muestra: en los últimos cinco años el diario New York Times mantuvo su mismo margen de renta, no subió, ni bajó. En el mismo lapso Facebook lo multiplicó año tras año.
Poco antes de aparecer ese artículo de El País, el mulitibillonario George Soros ya se había manifestado públicamente contra las redes, y con los mismos argumentos, oh casualidad, que luego difunde El País.
En paralelo y en Francia, Emanuel Macron también la embiste contra las redes y pretende que algún tipo de comisión integrada inexorablemente por seres humanos, interceda y censure lo que crea, le parezca, o se le ocurra falso. Annus horribilis.
La preocupación de gobernantes, magnates y políticos frente a las redes sociales, es razonable. Ya los motivos invocados, en cambio…  
Es razonable que se preocupen porque ya tenían consumado su matrimonio eterno con la prensa industrial, cuando se les aparecieron las redes y su prensa individual, multitudinaria, y por lo tanto incontrolable. Nacidas para el mejor control de las masas, de pronto son su herramienta de liberación. Hacen bien en preocuparse.
Ya que invoquen entre sus motivos la lucha contra las noticias falsas, el Santo Grial de una información veraz y objetiva, o el respeto al público; es menos un chiste que una burla.
La prensa grande, la industrial, la que les pertenece, los catapulta o los entierra, nunca dejó de mentir, de difundir noticias falsas, de radicalizar y manipular a su público, y ni Macron ni nadie dice ni mú cuando los catapultan, apenas, y a veces, cuando los entierran.
Lo que de verdad les importa, lo que está en juego, en peligro, es el monopolio de la realidad.
El principio de la Caverna de Platón que les permitió reinar hasta nuestros días, y que ahora ven, así, que se desbarata.
La realidad –esa percepción hecha de informaciones más o menos ciertas y no- ya no les pertenece. Peor, mejor: ya no es un monopolio. Dejó de ser un producto industrial, ahora es algo más artesanal. Todo está en peligro.
La construcción del sentido común, el arreo de las masas, la producción en serie de nuevos políticos más serviles, la justicia por encima de la Justicia que saben impartir con cuatro tapas, todo, todo lo serio, todo lo que importa, todo lo que justifica la existencia de un medio masivo, perdido por un montón de imbéciles que de pronto habitan una caverna propia donde proyectan su propia realidad.
Y entonces, aterrados, los grandes medios reclaman para sí la exclusividad de la información, o sea, de paso cañazo, el monopolio de las fakes news. Una licencia para mentir, dijéramos.
El último 12 de enero publiqué apenas en Facebook un texto titulado Escupidas al cielo. El texto se viralizó, luego alguien le puso voz y música, alcanzó la radio, y siguió rodando, cuando entonces Norberto Fortunato Diniro lo editó todo en un video que en pocos días superó las 25 mil reproducciones y sigue y suma… Hoy es imposible saber cuántas personas ya lo vieron o leyeron ese texto… una potencia de alcance directo que dudo me haya dado alguna vez alguno de los muchos grandes medios para los que trabajé en tantos años de oficio. Mucho menos con la absoluta libertad de decir lo que se me de la gana. Y nada de eso hubiera sido posible sin Facebook. Ahí el temor de Clarín, Le Monde, El País, Soros, Macrón, y sus otros empleados.
Lo decíamos hace poco en nuestro post Para qué queremos los diarios: los medios masivos se mueren pero el periodismo no. Por el contrario, el periodismo se diluye en la masa, y por eso justamente se mueren los medios masivos. Las redes, nosotros, los abatimos.
Como suele ocurrir con estas modas, a los magnates, sus medios y sus gobiernos, se les suman intelectuales, sociólogos, escritores y habladores en general que de pronto también han descubierto en las redes sociales el origen de todos los males del mundo.
Una campaña que recuerda a la que durante décadas sufrió la televisión cuando la televisión era la televisión. La caja boba, le llamaban, adjudicándole al soporte, la miseria de nuestros contenidos.
No, las redes no tienen la culpa.
Las redes no son ni buenas ni malas: son nosotros.
Y eso es lo que les molesta. No Facebook, ni Twitter ni Youtube, no les molestan las noticias falsas, ni la burbuja ni la manipulación del lector: nosotros, les molestamos. Nosotros los aterramos, y a por nosotros vienen.
Haríamos bien en preocuparnos. 

* * *

martes, 13 de febrero de 2018

PETINATTO & CO.: UN INFIERNO ENCANTADOR...


El triste Tristán, el astro retro Cacho Castaña, el gurú palermitano Ari Paluch, el cantor callado Gustavo Cordera, ambulan ya por ese raro limbo donde los famosos sueñan con el olvido, y al que acaba de ingresar ahora también Roberto Petinatto, con toda su leyenda ajena a cuestas, y su gracia tan habitual entre los habituales graciosos de la tele.
Encandilados por sí mismos, no advirtieron el final de una era, y siguieron de largo hacia el ayer.
Pero en su caída nos descubren el verdadero rostro del demonio. 


UNA LECCIÓN PARA TODOS





"Venía rápido, muy rápido
y se le soltó un patín"
Carlos Alberto Solari



El demonio existe: es el ego. Por eso está siempre a nuestro lado, y nos acecha.
Su mejor truco consiste en hacernos creer que nos elevamos mientras nos hundimos, que avanzamos cuando retrocedemos, que todo va mejor a un paso ya del abismo. Es la vanidad, la droga de la serpiente. La soberbia. Según La Biblia, el exacto instante previo a la caída.
En tal sentido nada como la televisión para detectar y contemplar fenómenos satánicos de esa índole. Pequeños seres humanos inflados hasta reventar. Periodistas baratos de dudosa formación y escasos recursos convertidos por un rato en grandes pensadores dueños de variadas verdades y pletóricos de sentencias. Presentadores impresentables con problemas de comprensión y de lenguaje; panelistas en bolsa repetidores de frases hechas y noticias improbables con el tono sin embargo de senadores de Roma; figuritas mediáticas como fuegos de artificio que suben, se encienden y se incendian, y viejísimas figuras que a fuerza de pura permanencia televisiva, adquieren un halo mítico de estatuas vivientes… Lo que podríamos llamar: un infierno encantador.
En ese infierno encantador arde desde hace unos días Roberto Petinatto, víctima de un ego que antes o después se veía reventar. 
Y bastó el palito pisado de una frase infeliz, para abrir la caja del pasado de una fila de Pandoras malheridas.
El palito pisado ya no importa, su pasado es lo que pesa. Como en el caso del hoy fantasmal Ari Paluch o el espectro de Tristán, los testimonios que lo condenan tienen esa exactitud de coincidencias que los vuelve veraces, y por ello lapidarios. Todas cuentan lo mismo. Todo, evidentemente, es verdad.
De Sumo con Luca Prodan, a La Noche del Domingo con Gerardo Sofovich, hay una distancia tan grande como el ancho vacío de un ego levantado a fuerza de banalidades constantes, pretensiones insustanciales, y una obra inexistente más allá de sus viejas payasadas ochentistas, sus estrafalarios disfraces de dudoso gusto, sus estupidos muñequitos, y sus repetidas y fallidas imitaciones del show de David Letterman.
El petardismo impensado, la ironía incesante frente a cualquier tema como quien está por encima de todo, el repentísmo reducido a rapidísmo, la burla hacia el otro con su insalvable carga de desprecio, no alcanzan, en su conjunto, a ser un estilo, apenas son características, en estos casos, defectos. Sin embargo así, con todo eso y sólo eso, más cuatro gotas de leyenda lateral (ya que tampoco hablamos de Luca Prodan o Ricardo Mollo), Roberto Petinatto, empinado por las circunstancias de un medio mediocre, adquirió con los años un aura indiscutido de artista transgresor, sinónimo de vanguardia, y palabra santa.
Es ahí cuando el Demonio ve que su fruta está madura y le clava los dientes.
Bastó la pequeña victoria de la fama y sus mieles, un rating pobre en un contexto paupérrimo, una claqué a sueldo que acaso creyó espontánea, un desfile de figuras sumisas que preferían simular admiración antes que exponerse a sus burlas, más las groupies infaltables de las puertas de todos los canales, y ya nuestro pequeño héroe estaba inflado para reventar.
Entonces lo dijo. Pisó el palito de una palabra inoportuna, soltó una de esas frases que dice siempre porque no piensa nunca, y estalló en el aire. Pudo haber sucedido antes, pudo suceder después, pero se lo veía venir.
En marzo del año pasado, tras los sucesos de Olavarría durante el recital del Indio Solari, Petinatto sorprendió por fin después de tanto abriendo su programa con un show inédito de resentimientos, envidias y otras miserias. Más de un cuarto de hora con la boca llena de espuma descargando contra el ausente, sin disimulos, su tremenda frustración como rock-star sin banda, sin recital, sin público, y sin canciones.
Antes de un año aquél demonio suyo volvió a por él, lo emboscó entre sus propias palabras, y se lo llevó hacia ese limbo donde ahora ansían el olvido absoluto Ari Paluch, el triste Tristán, Cacho Castaña, Gustavo Cordera… y algo nos dice que pronto seguirán los nombres…
Pero que nadie se engañe: el palito pisado no fue una frase infeliz, ni un “give me five”, ni un chiste viejo del viejo Castaña… Todos ellos y los que vengan, no son sino lo que siempre fuimos. Ningún machista es generación espontánea. Diría Sartre: “cada hombre es lo que hace consigo de lo que hicieron con él”. Y eso es culpa de todos y de nadie y fue así desde siempre. Sólo que un día se terminó. Como la esclavitud o la inquisición y tantas otras cosas que un día se terminaron. 
Y ese, en tal caso, fue el palito pisado. No advertir que una historia se acabó. Que lo que nos parecía normal, estaba mal. Que vivimos equivocados y que es posible y necesario y urgente mejorar.  
Ejemplos de lo que ya no sirve, Petinatto, Castaña, Paluch, Tristán, Cordera, no son sino los famosos de una legión de retrasados que no pueden, no quieren, o no les importa entenderlo. Pero nada de eso detiene el final de una era que se termina, y que así se los lleva. Simplemente no supieron bajarse a tiempo y siguieron de largo hacia el ayer. Con sus chistes vencidos, con sus gracias gastadas, con sus manías viscosas, soportados demasiado por un entorno que no otorgaría pero callaba, ebrios de espuma, mejores que nadie, encandilados por el demonio que tiene cara de espejo.
No dejan de ser una lección para todos. 

* * *

lunes, 12 de febrero de 2018

VERSOS DE ÉPOCA: A QUE NO SABÉS...

A QUE NO SABÉS


Vos que no sos ningún grasa, que conocés Punta Cana, Cancún y Brasil
Vos que no te comés el cuento de los 30 mil desaparecidos ni el curro de los derechos humanos
Vos que de verdad sabés quién mató a Nisman, que podés explicarme en detalle el pacto con Irán y la causa Hotesur
Vos que ni siquiera precisás pensar porque para eso lo tenés a Lanata y sabés repetirlo sin errores
Vos que festejás porque la cana mata pibes por la espalda (por chorros, por mapuches, por negritos, pero sobre todo por ajenos)
Vos que en cada sobremesa, entre eructo y eructo, recomendás el paredón, la pena de muerte, “una limpieza”, como te gusta decir…
Vos que tanto te amargás con la tragedia de Once pero por suerte te chupa un huevo el ARA San Juan
Vos que casi te infartás con los bolsos de López pero ni estornudaste con los Panamá Papers, el soterramietno del Sarmiento, las coimas de Odebretch, el curro del Correo, McAir, el blanqueo, los peajes, las…
Vos que sos guapo de verdad y podés pagar el fútbol, el gas, la luz, el agua, el transporte, la salud y la escuela de tus hijos sin que el Estado te ayude porque para eso sos guapo de verdad
Vos que me ayudaste a entender que la vida de un fiscal vale más que la de un artesano, un tatuador, o un indio de mierda
Vos que inventaste la milanesa de la lucha armada con una cacerola
Vos que me dijiste que los ricos no roban
Vos que te reís con Fernando Iglesias como si fuera un chiste
Vos que te leíste el último libro de Majul
Vos que ya no mantenés más negros
Vos que nos salvaste de ser Venezuela
Vos que sos vivo en serio…
¿A que no sabés quién se está quedando con toda la guita que ahora te falta?




* * *